Inicio / Huelva / Noticias / Un bulo: no somos magos, por Manuel Cancio, médico de cabecera

Un bulo: no somos magos, por Manuel Cancio, médico de cabecera

Aunque en nuestro origen, el de los médicos y la medicina, fue el patrimonio de rituales mágicos realizados por chamanes, sacerdotes, magos, brujos o adivinos, hoy ya no somos MAGOS.
Nuestros diagnósticos y tratamientos están amparados por la evidencia. La herbolaria ha dado paso a la farmacología, aunque seguimos siendo hombres y mujeres desprovistos de algo que no sea el de ser humanos, sin más. Nos cansamos, tenemos nuestras limitaciones …como los demás hombres y mujeres ¿no?
En otros colectivos y profesiones, están sometidos al criterio de la realidad. Su condición física, sus esferas cognitivas…juegan un papel lógicamente determinante a la hora de reevaluar y adaptar su quehacer diario, su actividad profesional de campo.
¿Qué viene a decir estas líneas? explicitar que nosotros tenemos una transformación física, mental que debemos tener en cuenta en la evolución de nuestra práctica profesional. No podemos realizar las mismas tareas con 40 que con 60 años. Realizar una CRP, subir un 3 piso sin ascensor o soportar el stress que surge de nuestra labor diaria, debe conllevar una consonancia real en su práctica ¿o somos magos? No, el médico y la enfermería de atención primaria no lo son, se lo recordaremos a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.
La reordenación de la AP propuesta y expuesta a su práctica en algunos centros, quizás pocos significativos para que lo sean ya “como muestra” referente, parecen olvidarse de nuevo con contar con los profesionales que HACEN medicina todos los días en centros de salud y consultorios. En sitios tan dispares como el centro de una capital de provincia, y en una zona rural alejada 100km de la urbe; la idiosincrasia del uso en unas zonas y otras de las prestaciones sanitarias de los pacientes, zonas céntricas o deprimidas con predominios de una u otra etnia…son variables que tenemos que tener en cuenta, y que no podemos modificar y poner en práctica un pilotaje que teóricamente después se extenderá al resto.
La redimensión de las agendas de médico y enfermera parece carecer de la realidad del conocimiento de la práctica clínica diaria en atención primaria:
Siete minutos por paciente, un máximo 30 por agenda de citación…Los que llevamos algunos años trabajando en AP sabemos lo que es el “rebosamiento”, es decir, el paciente que viene a ser atendido lo va a ser ,en un porcentaje altísimo, sea cual sea su queja, en el momento. Así hemos educado. Si no están dentro de esos 30 citados, lo “atenderá’’ el de guardia (haremos urgente lo que no es…) ¡claro que se pueden filtrar! Pero no creo que un enfermero, y menos el personal administrativo, asuma el riesgo de hacerlo con esa línea tan fina de la justa justicia que a veces nos “socorre”: la demanda. Si el que filtra es un médico…ya lo atiende.
Cupos más pequeños, más profesionales y más educación sanitaria y más EDUCACION.
La media hora de teleconsulta se convertirá en otra cota más de demora; Habrá demora y desvirtuaremos la entraña intrínseca del módulo por la realidad de algunos pacientes… para que le receten por tlf. y …ahora no lo hagas!
45 minutos para realizar avisos domiciliarios: 1 aviso, 2, 3 ¿en el mismo tiempo?, ¿lejanía del centro, medio de transporte… da igual? ¿venimos corriendo para poder atender al próximo módulo previsto en la agenda a consta de…?
una hora y cuarto para programada… también crearemos demora. ¿Otra demora que nos exigirán que sea 0 también? Da igual lo que genera un cupo de usuarios jóvenes que de población anciana (cada vez mayor); en zona marginal, con soporte familiar o no…

  • formación e investigación: El que “inventen otros” será trasfondo de realidad
  • donde incluimos módulos de urgencias, programas, procesos…
    Hay claras dos cosas: La primera, que la asistencia sanitaria no se puede encorsetar el tiempo. El Arte de la medicina así lo requiere. Flexibilizar el tipo de agenda en primaria debe ser innato según factores demográficos, sociales étnicos, culturales. Cada zona tendría que tener una agenda adoptada a su idiosincrasia… eso son unidades clínicas, independientes y dirigidas DA IGUAL POR ENFEMERO/A O MÉDICO/A, siempre lo que prime en el conductor de la misma sea la eficiencia. Tengo la suerte y el honor de estar en un centro de salud dirigido por enfermera y, gracias a su coherencia de dirección, hace que todo siga adelante con menos dolor, el que quita la comprensión.
    La segunda, dejar patente que tenemos debilidades, enfermamos, mermamos en algunas cosas y sumamos en otras… no tenemos interruptores cerebrales que, con facilidad, nos hace cambiar de tarea, de sitio y de actividades, en corto espacio de tiempo, sin que paguemos el tributo, entre otros del stress: burnout: enfermar. Habrá quien gesticule, pedantemente, con el “ si no puede ,que se vaya. “Bien habrá que sopesar la incapacidad laboral oficialmente.
    Nuestro compañero el Dr. Relimpio, de forma acertada como siempre, en uno de sus últimos escritos, hace referencia al miedo que tenemos en la sanidad andaluza de decir lo que pensamos, miedo al “despido” del contrato que a veces nunca hubo; miedo a represalias con no renovar contratos…de …. De acuerdo contigo Federico. Yo también tengo miedo, mucho. Mis artículos no son de ahora… llevo años. Confieso que no soy un héroe, pero tampoco un cobarde. El mayor miedo que tengo es mirar a los ojos de mis hijas y reflejarme como un padre que no ha trasmitido el valor de la justicia, de la coherencia y del amor al prójimo. que he callado como …
    Los cambios que esperábamos se vislumbraban con una luz potente en el horizonte que deslumbraban nuestra ansia de mejora. Ahora solo contemplo una luz de luciérnaga, sin más.

  • Manuel Cancio, médico de cabecera

Revisa tambien

Exposición Pintura Pablo Gomez Prieto en Bellavista Social Club

En la Asociación BELLAVISTA SOCIAL CLUB de Bellavista en Aljaraque, a partir del próximo 7 …